La Alta Radiactividad de una Nube Tóxica

Los países miembros de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA), que promueve el uso pacífico de la energía atómica, han detectado altos niveles de radiación en la atmósfera desde principios de octubre. Basándose en las mediciones realizadas en diferentes estados y en datos meteorológicos, los expertos sospechaban que la fuente estaba situada en Rusia, aunque ésta negó rotundamente un accidente nuclear.

Esta semana, sin embargo, el servicio meteorológico ruso ha admitido que registró en septiembre una "contaminación extremadamente alta" de rutenio 106 -un isótopo radioactivo de este elemento químico- sobre los montes Urales, aunque sus responsables han asegurado que no suponía ningún riesgo para la salud humana. En el distrito de Argayashsky, al este de Moscú, la concentración detectada era 986 veces superior a la normal.

El primero en dar la voz de alarma fue el Instituto Francés de Radioprotección y Seguridad Nuclear, que midió la presencia de niveles bajos del isótopo en el sur del país a principios de octubre. El organismo, que advirtió también que el hallazgo no suponía ningún riesgo para las personas, contactó con otras naciones europeas para corroborar su descubrimiento, y al menos 14 Estados detectaron el elemento químico en el aire. Los niveles de actividad se han reducido desde entonces hasta situarse por debajo de los límites medibles, por lo que el episodio habría llegado a su fin.

Aunque el rutenio puede encontrarse en la naturaleza, no ocurre lo mismo con su isótopo, el rutenio 106, que sólo puede provenir de alguna fuente artificial. Según la institución francesa, la ausencia de otros radionúclidos descarta la posibilidad de un escape de un reactor nuclear. La nube radiactiva podría provenir, no obstante, de alguna liberación incontrolada de material nuclear. A sólo 30 kilómetros de Argayash se encuentra la planta de tratamiento de combustible nuclear gastado Mayak de la agencia nuclear rusa, quien niega cualquier accidente.

Pese a todo, Greenpeace Rusia ha pedido la investigación de una posible avería en algún complejo nuclear en el sur de los Urales. De hecho, en 1957 tuvo lugar en Mayak la explosión de Kyshtym, considerada el tercer accidente nuclear más peligroso después de Fukushima (Japón) y Chernóbil (Ucrania).

(c) 2018 - ZONA CIENCIA