Las Praderas Marinas Protegen La Vida De Los Litorales

La presencia de plantas en el lecho oceánico reduce hasta en un 50% la aparición de bacterias patógenas, nocivas para los humanos, la flora y la fauna. Así lo refleja una investigación que acaba de publicarse en la revista Science y que ha sido elaborada por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia.Los investigadores desarrollaron el estudio en cuatro islas del archipiélago Spermonde, en Indonesia, donde analizaron el impacto de las praderas marinas en la aparición de enfermedades y microbios patógenos.

Los autores del estudio explican que la idea surgió cuando varios miembros del equipo cayeron enfermos en una misma área costera. Los cuatro emplazamientos contaban con la presencia de poblaciones locales sin sistemas de tratamiento de aguas. Los científicos descubrieron en estas zonas costeras la elevada presencia de un tipo de bacteria (Enterococcus), origen de importantes infecciones y muy resistente a los antibióticos. Sin embargo, en áreas en torno a praderas marinas la presencia de Enterococcus se reducía hasta en un 50% y los estudios revelaron que la prevalencia de otros patógenos también era sensiblemente menor. Asimismo, la aparición de enfermedades en los corales cercanos a praderas era la mitad que en zonas libres de vegetación.

La protección de los ecosistemas marinos es fundamental para mejorar la calidad de vida de las zonas costeras, que cada vez concentran un mayor número de población. "Las praderas marinas deben ser un recurso vital, ya que incluso sistemas de tratamientos de agua avanzados pueden colapsarse en determinados momentos, como en tormentas severas", explica Drew Harvell, profesora de Ecología de la Universidad de Cornell y coautora del estudio. Además, la investigación publicada en Science relaciona la conservación de las praderas marinas con la viabilidad de la acuicultura mundial, un sector que puede ocupar un papel clave en el futuro de la alimentación global. Anteriormente los científicos ya habían señalado el rol que la vegetación submarina juega en la protección de los fondos y su papel como refugio y hogar de diferentes especies acuáticas, así como su función en la absorción de dióxido de carbono y la reducción de los niveles de erosión en las playas al suavizar el impacto del oleaje y las corrientes. También se había probado que la utilización de biocidas naturales podía contribuir a reducir los niveles de contaminación. Sin embargo, éste es el primer estudio que valora el potencial de las praderas marinas como agente contra los patógenos o herramienta en la prevención de enfermedades.

Cada año desaparece un 7% de las praderas marinas en todo el mundo. Los autores del estudio confían en que su trabajo contribuya a una mayor concienciación sobre la importancia de estos ecosistemas. "Esperamos conseguir un mayor reconocimiento sobre el valor real de las praderas y que se inicien proyectos de planificación de nuevos espacios", señala Drew.En España, la publicación el año pasado del primer Atlas de las praderas marinas, editado por el Instituto de Oceanografía (IEO), identificó las principales amenazas que sufren estos ecosistemas en el litoral nacional, como los fondeos de embarcaciones no regulados, la construcción, la contaminación y el calentamiento global. Especialmente grave es la situación del Mar Menor, que en poco más de dos años ha perdido el 85% de sus praderas marinas, según un estudio publicado por el IEO hace sólo unos meses.

(c) 2018 - ZONA CIENCIA